¿Rentabilidad o liquidez de una empresa?

En el mundo de los negocios, existen diversos conceptos que es importante conocer para entender y promover el correcto funcionamiento de las organizaciones. Es el caso de rentabilidad o liquidez de una empresa, dos palabras que, a primera vista, podrían parecer similares, pero que en realidad difieren en su sentido y, por tanto, es necesario tratarlas de forma diferente.

#

¿Rentabilidad o liquidez?

Al hablar de rentabilidad, podemos decir que se trata de la diferencia entre lo que inviertes y lo que recibes, es decir, el beneficio o ganancia de tu negocio. En otras palabras, la rentabilidad nos permite hacernos una idea del estado de la solvencia de la empresa a largo plazo.

Por su parte, cuando hablamos de liquidez nos referimos a la capacidad que tienen las entidades para hacer dinero en efectivo a partir de sus activos y a corto plazo, es decir, el dinero que tienes en caja o en cuentas bancarias, así como los bonos de ahorro, préstamos a clientes, inversiones materiales y bienes raíces.

Hay quienes afirman que estos dos conceptos están directamente relacionados, es decir, a mayor liquidez de una empresa tendremos mayor rentabilidad, pero muchas veces esto no se cumple, ¿por qué? 

Especialmente en contextos económicos inestables -como el actual-, es posible que las empresas no puedan utilizar activos como cuentas por cobrar, afectando directamente el flujo de caja del negocio. Este es un escenario que preocupa a compañías de todos los tamaños y rubros, pero especialmente a las pymes, que deben mantener su continuidad operativa con recursos que, muchas veces, son muy limitados.

Por eso, en ocasiones los administradores del negocio deben decidir entre rentabilidad (largo plazo) o liquidez (corto plazo), siendo esta última un factor de primera necesidad para la supervivencia de cualquier organización. En ese sentido, una correcta gestión de liquidez en la empresa debe ser capaz de administrar los recursos de manera efectiva para sostener las operaciones cotidianas, como comprar insumos, el pago de servicios básicos o los sueldos de los trabajadores.

En dicha tarea, la gestión de cobranza es determinante.

¿Cómo mejorar la gestión de liquidez en la empresa?

Queda claro la relevancia de contar con liquidez en la empresa, pero ¿cómo alcanzar este objetivo? Los ERP software se alzan como herramientas fundamentales para la gestión integral de las organizaciones. Hablamos de sistemas que permiten gestionar -y en algunos casos, automatizar- gran parte de los procesos o áreas de una empresa, facilitando una correcta administración de los recursos al proporcionar información completa y actualizada.

Los sistemas más avanzados también incorporan plataformas de gestión de cobranza, facilitando la recuperación oportuna de las cuentas por cobrar. De esta forma, es posible anticipar escenarios complejos y obtener los recursos necesarios para mantener la continuidad operativa del negocio.

En Kame hemos diseñado un ERP software que no solo facilita la gestión de la cobranza y automatiza el flujo de caja, pues también permite enviar cotizaciones, facturar electrónicamente, procesar los sueldos de tus colaboradores, realizar órdenes de compra y administrar correctamente la contabilidad del negocio. Todo, de manera fácil y rápida gracias su interfaz intuitiva y un soporte técnico disponible 24/7.

Ante la relevancia de contar con liquidez en la empresa, en Kame ERP queremos posicionarnos como el aliado estratégico que las organizaciones necesitan, ayudándolas a gestionar correctamente sus cuentas por cobrar y a administrar eficazmente todos sus procesos.